2/3/11

Lo sencillo

Creo que soy la persona más obsesionada con el tiempo de todas las que han entrado alguna vez en mi percepción, concretamente con no perderlo. Y se oirá ''pues vaya, menuda idea tienes tú de perder o no perder el tiempo, escribiendo un blog y, además, éste'' y ahí entra la voluntad en juego (sin ella TODO sería una pérdida de tiempo y me quedaría mano sobre mano... y podéis tranquilizaros, la cosa menos edificante o apasionante que hago en la vida es escribir este blog. Vamos, que no es que yo tenga esto en un pedestal, caduca a diario).

Entonces la peli va de que yo nazco y se me da un tiempo, indeterminado pero cortísimo en cualquier caso, para hacer... ¿qué? Lo que me dé la gana, dicen. Muchas posibilidades hay ahí, de entre todas la que más me gusta es ser feliz. Bien, dado que el tiempo es cortísimo, todo lo que no me haga feliz, sobra, así que fuera y, dentro de todo lo que me hace feliz, pongo las cosas que más feliz me hacen por delante y por encima de las que me reportan menos felicidad. Hasta aquí vamos bien, parece todo perogrullero pero según la personalidad de cada cual esto puede ser diferente. En mi caso acabo de decir que paso de salir de fiesta, prefiero quedarme en casa tocando la guitarra o estar con buenos amigos manejando planes que no sean salir de fiesta, ya que salir de fiesta aburre, es la opción que menos felicidad me da. Para conseguir ser feliz tendré que ocuparme de aquello que pudiera hacerme infeliz para que jamás lo consiga y a la vez centrarme en conseguir aquello que más feliz me haría, lo más importante para mí. Tanto lo que me haría infeliz como lo que me hace plenamente feliz puede cambiar con el tiempo y eso se debe a que mi conciencia cambia. Para mí es importante ser consciente de ir por el camino que me lleva a aquello que me daría la felicidad y no por otros que me harían infeliz o no tan feliz como yo quisiera, ahí es donde meto esa frase extraña de ''llegar a ser uno mismo'' que significa: sé lo que quiero, ser feliz, y para conseguirlo tengo que identificarme en todo momento con lo que estoy haciendo para llegar a ello. Si en este momento estoy haciendo algo que apenas me hace feliz pero que me servirá para llegar a la felicidad más adelante tengo que evaluar si realmente es el camino y no algún tipo de desvío, si merece la pena sacrificar un ahora por un mañana, si es un espejismo... tu conciencia puede tenderte trampas que lo difuminen todo, como puede ser tirar por el camino más seguro en lugar de ir por el más arriesgado, sabiendo que al final del primero te espera una felicidad más pequeña que al final del segundo. También puedes estar viviendo el espejismo ahora y dejando para después un mañana incierto: ahora soy feliz, muy feliz, pero no estoy asegurándome poder seguir siéndolo mañana, no es cosa mía o no dispongo de los medios necesarios para seguir siéndolo... eso sería preocuparme solamente por el tiempo y no por mí mismo, es decir, olvidar que existiré mañana también y que también mañana querré la felicidad, vivirla hoy que la tengo y ya veremos cómo va saliendo la cosa. Eso es, al menos en mi caso, ponerme obstáculos a mí mismo; no haciendo nada o dificultándome el camino (por ejemplo, conformándome con cosas que me hacen feliz pero no muy feliz, ni feliz plenamente o durante mucho tiempo) en lugar de ir facilitándomelo para llegar a la felicidad a base de seguir haciendo cosas que me lleven por esa dirección. La conclusión, llegados a este punto, es que he de disfrutar de mi felicidad ahora, pero sabiendo que no estoy en mi momento y, por tanto, sabiendo que he de seguir con el camino que me llevará hasta éste para ser mucho más feliz que ahora.

1 comentario:

Alejandro dijo...

qué bueno, aquí tienen un montón de regalos... sólo hay que hacerse fan http://on.fb.me/fLGmtr