26/9/07

En Silencio

Post dedicado a las madres, que tantas tonterías nos aguantan y consienten... y sobre todo, a la de Galleta Guillermo.

Hay gente que no tiene nada que decir. Que se calla o que llena el vacío con necedades solo porque creen que es mejor mover los labios a escuchar a quien tenga algo que enseñarles. Algo humilde. Saltando por encima de una frase tan cierta y bien sabida por todos como la de Grouxo Marx ''Es mejor estar callado y parecer tonto a hablar y despejar las dudas'', me siento más cerca de Beethoven (sin tener nada en contra del comunismo, por supuesto), que decía: ''Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo'' (haced caso al sordo, que de esto sabía tela). Hay quien cree en los silencios incómodos, hay quien encuentra muy íntimo compartir el silencio, hay quien se pondría metafísico y diría que el silencio es lo único que se tiene y no se tiene a la vez, que nunca se consigue el silencio absoluto... hay quien se siente molesto cuando el silencio se transforma en una especie de pitido sordo... hay quien guarda silencio. A mí me preocupa el silencio del que no tiene un mensaje porque denota, en muchas ocasiones, que está vacío por dentro, que es una persona hueca, sin relieve interior, por decirlo de alguna forma (los que lo tengáis sabréis de qué estoy hablando). Hay muchas personas que no soportan estar a solas con ellos mismos, en silencio, porque descubren que no tienen nada que contarse, que viven por y para los demás hasta el punto de no existir. Si bien esta sociedad nos ha metido en la cabeza que una persona no es nada sin el resto del mundo, que nos necesitamos para ser humanos, que si tal que si cual, el extremo alcanzado hoy día se hace patente cuando alguien enciende la radio o pone música o la tele para no estar a solas con sus insulsos pensamientos. Es algo preocupante, pero cada uno es como es.

Todo esto viene a cuento de mi irregular posteo. No posteo con frecuencia y no es porque no tenga que decir (quizá tenga demasiadas cosas), sino porque están pasando muchas cosas, muchos cambios, no puedo dejar constancia de todos sin ordenarme un poco antes. Si os preguntáis dónde estoy, pensad que estoy ahí fuera, en alguna parte, viviendo la vida (y lo digo sin desmerecer a nadie, que me paso delante del ordenata las mismas horas que cualquiera y no es algo que me avergüence en absoluto). Quizá en un viaje, quizá escribiendo, rodando, bailando o liándola en algún sitio. Si queréis saber quién soy salid a la calle y buscad a alguien que lleve gafas de sol por la noche. Sí, estoy así de tonto. Seguro que hay más gente que hace esas cosas, yo no conozco a ninguno, por eso os digo: buena suerte.

2 comentarios:

Cosette dijo...

Hola guapísimo, ¿Ves como no necesitabas defensa? ;P
A mi, por mi parte, me gusta compartir silencios, lo hago a menudo. No los veo negativos y ójala los hubiera disfrutado en lugar de algunas cosas que he tenido que oir...
Por cierto, me encantan tus no-silencios, sean lo irregulares que sean; te tengo en el lector y cuando veo que tienes una nueva entrada sé que disfrutaré de una buena lectura :)

Un besazo!

PD: Me sigue apeteciendo mucho leer algo tuyo...

Crazy dijo...

Dos cositas...a ver...1ª, si es que soy capar de acordarme de la frasecittta: Se es dueño de los silencios y esclavo de las palabras ( más o menos, creo que es así. La suelto, pero no la comento.Ok?)
2ª..conio!!, yo también llevo gafas de sol por la noche!! ( la luz me molesta, mucho, mucho, mucho..NO, no soy una vampira, por si te ha surgido la duda) ;-)