10/1/10

Los amantes de París

Aviso: está cayendo la nevada que jamás creí que vería en Badajoz, estas calles teñidas de blanco son espectaculares.



Hace un par de días encontré el vídeo de la entrada anterior y me gustó mucho. No había oído hablar de ''La mamá y la puta'', dirigida por un increíble Jean Eustache y protagonizada por Jean-Pierre Léaud, la encarnación de François Truffaut en todas las películas autobiográficas que rodó, siendo ya el protagonista de la primera, ''Los cuatrocientos golpes'', esa experiencia que jamás conseguiré arrancarme del alma. Se rodó en 1972, con Léaud recién llegado de su papel breve y precioso en ''El último tango en París'', en una época en la que el cine tenía algo que decir y Marlon Brando estaba bien ocupado (aunque ese mismo año se involucrara en aquella obra insufriblemente larga, aburrida y vacía pero técnicamente aclamada, ''El Padrino''). Todos los títulos mencionados son obras que te provocan, que te fuerzan a pensar, a evolucionar; te ayudan a llegar a ser tú mismo y ese acercamiento a uno mismo me hubiera resultado imposible de realizar sin haber visto ''La mamá y la puta''. Su presupuesto mínimo hace que la acción transcurra en la realidad y los diálogos la convierten en un París sórdido donde el amor es una costumbre común banalizada y envenenada por el sexo y la hipocresía. Tres horas y media de cine puro, de vida pura, de blanco y negro, que pasan como un suspiro y cuando todo termina necesitas que siga desarrollándose. Es entonces cuando vuelves a tu vida y la notas extrañamente cambiada, pero todo está como siempre.

1 comentario:

Alf dijo...

Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve Nieve

He dicho. :D